El duelo en el cine infantil de ayer y de hoy

Los niños y niñas son “los grandes olvidados” cuando hablamos de muerte y duelo, ya que nuestro propio miedo y temblor nos impide hablarles de la muerte, de lo qué nos pasa cuando alguien a quien queremos muere y de lo que les pasa también a ellos.

En muchas ocasiones es la falta de “herramientas” lo que nos frena a la hora de poder compartir con ellos nuestro sentir respecto a la muerte, nuestro susto y nuestra necesidad. Hoy os facilitamos diferentes herramientas a través del cine infantil que pueden ayudaros a hablar con los más pequeños de la muerte y de lo que nos pasa por dentro cuando vivimos una muerte cercana. Igualmente, les van a servir a ellos para conocer qué es la muerte de una forma humana y natural, y para facilitar su comprensión sobre la misma.

En el cine, también en el infantil, la muerte y el duelo han sido protagonistas en muchas ocasiones, aunque nuestra mirada no se haya centrado en ese tema. Os presentamos películas que llevan estando presentes entre nosotros/as desde hace muchos años. Nos gustaría que pudierais disfrutarlas, por lo que nuestro objetivo es daros pequeñas pinceladas sobre los diversos temas que podemos observar y hablar, y no un resumen de las mismas.

Os recomendamos verlas y exprimirlas sin una mirada juiciosa, ya que vamos a poder encontrar grandes diferencias entre las películas de ayer y de hoy. Os invitamos a verlas como parte del proceso y del crecimiento de nuestra sociedad y la industria del cine sobre la muerte y el duelo.

 

Películas de ayer

Bambi (1950)

La historia del crecimiento de un cervatillo tras la muerte de su madre. En ella encontramos no solamente la muerte y el duelo, sino la importancia de la amistad y del apoyo de las personas que nos quieren a la hora de caminar el proceso de duelo.

Dumbo (1985)

La historia de un pequeño elefante de circo separado de su madre. Podemos observar el duelo por la separación y también el dolor por el hecho de sentirse apartado por los demás. Una historia de aprendizaje y superación por parte de Dumbo y una lección de humildad, respeto y tolerancia.

En busca del valle encantado (1988)

La historia de Piecito, nuestro protagonista, es el camino que recorre tras la muerte de su madre, un camino con subidas y bajadas (como una montaña rusa), en el cual va aprendiendo y adaptándose a su nueva vida sin su madre. ¿Os suena?

Tod y Toby (1981)

Una historia de un zorrito y un perrito que comienza con una muerte. En esta cinta podemos destacar la importancia de la amistad, los cambios y el crecimiento a lo largo del proceso; y la lealtad y deslealtad, algo que podemos encontrar en todo duelo.

El rey león (1994)

Centrada en una manada de leones, conocemos la historia de una trágica muerte, rodeada de ciertos roces familiares y de una emoción que tiene mucha potencia en este proceso, la culpa.

 

Películas de ayer y hoy

Buscando a Nemo (2003)

Una película que ya se acerca más al hoy y que comienza directamente con una muerte. En ella podemos hablar del susto/miedo que los adultos tenemos muchas veces en relación al cuidado de los más pequeños, de la protección (o sobreprotección) de los mismos y del aprendizaje que muchos padres y madres hacen cuando sus hijos comienzan a crecer y a tener su propia autonomía.

Hermano oso (2003)

La historia de dos osos que se encuentran en el camino del duelo tras la muerte de un ser querido. En ella encontramos la importancia del respeto, del apoyo y del no-juicio, además del “peligro” de los secretos sobre la muerte que muchas veces rodean a los niños y niñas. También aporta un lado espiritual a la muerte y el duelo.

Up (2009)

Igual que varias de las películas mencionadas, en Up nos encontramos con un viaje tras la muerte de un ser querido con quien nuestro protagonista ha pasado toda su vida. Un viaje en el cual aprendemos que las emociones van de la mano, y que tristeza y alegría pueden estar juntas y en el camino que llamamos duelo. Descubrimos la fortaleza de caminarlo y la esperanza de llegar a ilusionarnos de nuevo.

Como entrenar a tu dragón (trilogía) (2010)

En esta trilogía podemos encontrar la historia de amistad entre un vikingo y un dragón que comparten un mismo dolor (en este caso un dolor físico, ambos pierden una pierna y un ala a lo largo de las películas). Trata la importancia de la amistad, el dolor por la muerte y el proceso de duelo, y también las despedidas e importancia de las mismas.

 

Películas de hoy

Intensamente (2015)

Esta historia nos cuenta el duelo que vive una niña de 11 años al tener que cambiar de ciudad por el trabajo de sus padres. Con ella conoceremos las emociones y aprenderemos la función de cada una de ellas, y el hecho de que todas son “buenas”, sanas y está bien que les demos permiso y espacio.

El viaje de Arlo (2015)

Su nombre nos lo desvela. Esta película habla sobre un gran viaje, el de un pequeño niño y un dinosaurio en la búsqueda de la familia de este último dejando atrás el miedo por lo desconocido. Ambos comparten herida y dolor, algo que les une a lo largo del viaje. Además, encontramos algo muy importante en el proceso de duelo: el recuerdo de las personas que ya no están y los rituales que nos acercan un poquito a ellas.

Big hero 6 (2014)

Esta cinta comienza con la muerte del hermano de nuestro protagonista. En ella podemos hablar acerca de la importancia de cuidarnos en el proceso de duelo, de pedir ayuda cuando lo necesitemos y de recordar a aquellas personas que no están, muchas veces ayudándonos de objetos que nos unen a ellas.

Más allá de la luna (2020)

Una curiosa película que nos cuenta la historia de una adolescente que vive la muerte de su madre y, tras unos años, la lucha con su padre, ya que este ha conocido a otra mujer. Podemos hablar del miedo a olvidar y de la ilusión y del aprendizaje de poder seguir viviendo teniendo presentes a nuestros seres queridos muertos.

Soul (2020)

Una de las últimas películas que se han estrenado. En ella entramos de lleno en la muerte y en el “más allá”. Podemos hablar sobre ello, sobre el ritmo de vida que llevamos (a todo correr) y la necesidad de parar y cambiar la mirada ante la vida y la muerte. Podemos reflexionar sobre el aprendizaje que nos puede dar la muerte.

 

Estas 14 películas son algunas en las cuales podemos encontrarnos a la muerte (o la pérdida o la ruptura) y el duelo como protagonistas. Esperamos que os sirvan de ayuda para poder hablar de la muerte con nuestros pequeños, repetimos, de forma natural y humana; y también de muchos otros temas como pueden ser las emociones, la lealtad, la amistad, los secretos….

¿Qué os parecen? ¿Veis alguna diferencia entre las más antiguas y las recién estrenadas? Os invitamos a que podáis disfrutarlas, con tranquilidad y poder usarlas como una pequeña ayuda con nuestros niños y niñas

¿Cómo quiero vivir este 2021?

Cuando estás viviendo la muerte de un ser querido y te encuentras inmersa en un proceso de duelo, el tiempo, aquello que pensamos, sentimos y hacemos, puede perder sentido y dirección.

Como ser un reloj sin agujas, un reloj que no puede dar las horas ni los minutos. Por un tiempo, somos como una brújula desorientada, sin puntos cardinales. Una veleta que gira y gira y no sabe por dónde le da el aire.

Nos desajustamos y durante el proceso de duelo aprendemos a regularnos. Poco a poco, minuto a minuto, día a día, emoción a emoción, canción a canción, paso a paso, palabra a palabra, decisión a decisión.

El duelo, duele. Y el dolor nos hace entrar en modo “supervivencia”, lo que nos puede hacer sentir vulnerables, indefensos, con poco control. También nos puede hacer creer que no podemos realizar nada para aliviar nuestro dolor o salir de él. Y esto también dura un tiempo. El necesario para darnos cuenta de que es a través del dolor, de las subidas y bajadas de esa montaña rusa, donde aprendemos la capacidad de tomar las riendas de nuestros procesos, de nuestro dolor y de nuestro momento.

A menudo, nos vienen las palabras de un gran terapeuta que decía algo así como: “El único tiempo en el que se puede vivir cuando estás transitando un duelo es el presente, porque si nos vamos al pasado, nos duelen mucho los recuerdos, y si nos adelantamos a pensar en el futuro, nos duele la ansiedad y los ‘para siempre’”.

En este sentido, la pregunta de cómo quiero vivir este 2021 puede sonar, de primeras, demasiado “grande”. Pero creemos que sintetiza la actitud de lo que queremos decir en este escrito: que a pesar del dolor, podemos volver a impulsarnos y motivarnos si nos fijamos unos objetivos reales y acordes a nuestras necesidades y a nuestro momento.

Lejos de las tradicionales listas de propuestas y metodologías “estrella” para conseguir esos objetivos de nuevo año, queremos lanzaros algunas cuestiones para que podáis pensar en ellas y, desde ahí, definir y plantearos vuestro presente:

  • ¿Cómo estoy en este momento de mi vida? ¿Qué siento?
  • ¿Qué me aporta bienestar?
  • ¿Qué me genera malestar?
  • ¿Qué necesito?
  • ¿Qué me “sobra” en este momento?
  • ¿Qué me ayuda?
  • ¿Qué me hace sentir segura?
  • ¿Qué me genera miedo o inseguridad?
  • ¿Qué me motiva?
  • ¿Qué me gustaría hacer que no hago?
  • ¿Qué me lo impide?
  • ¿Cómo puedo conseguir aquello que me propongo?

Esperamos que estas preguntas os puedan aportar “brújulas” para empezar este nuevo año.

Dicen que ser feliz es una decisión. Nosotras creemos que es un conjunto de muchas decisiones y todas empiezan por preguntarnos qué necesitamos, cómo podemos cuidarnos y cómo podemos mejorar (aprender- nos) aquello que somos y hacemos.

Nos encantaría que os animaseis a compartir vuestras reflexiones y objetivos.

Buen camino y Buen caminar en este 2021.

2020 se marcha, termina, se acaba, pasa

Año 2020, mayoría de edad, 18 años de vida, caos, miedo, cambios, consciencia, fuerza, capacidad, equipo, despedidas, bienvenidas, vida, muerte…

Son tantas las palabras que podrían definir este año que estas se nos quedan cortas. 2020 empezó entre risas y bailes en una de nuestras cenas de Navidad, compartiéndonos ilusiones las unas a los otros sobre cómo fantaseábamos un año que sin duda tenía toda la pinta de que cambiaría nuestras vidas. Lo que no teníamos ni idea era del giro tan inesperado que nos tocaba afrontar.

Hablábamos de celebrar, de la mayoría de edad de nuestra asociación, hablábamos del recorrido de vida y de todos los cambios que hasta ese momento habíamos afrontado… ¡y nos parecían muchos! No sabíamos lo que estaba por llegar…

2020 nos ha cambiado la vida, todos y todas hemos vivido un gran duelo social. 2020 ha sido probablemente el año del duelo, de la muerte y del dolor. Y ahí hemos estado, siendo soporte.

Cuantos miedos compartidos, cuanta consciencia y cuanta capacidad. Esto también nos lo ha enseñado este “curioso” año. Los cimientos y las bases sirven para sostener y sin duda las tenemos.

Hemos sostenido, te hemos sostenido y nos hemos sostenido entre nosotras porque a días, a ratos, nos temblaba el suelo, el alma, el corazón…

Último día del año, momento para nosotras como equipo también de reflexión y, por qué no, de dar gracias.

Gracias a ti que nos lees.
Gracias a ti, que nos has dejado acompañarte y ser parte de tu vida este año, que nos has dejado “entrar” en tu casa a través de un ordenador, de un móvil. Gracias a ti, que has confiado en nosotras, que nos has abierto tu corazón y nos has enseñado una vez más que el dolor duele, que el dolor sana, y que cuando es compartido se lleva mejor.

Gracias a cada persona que ha ayudado a sostener esta entidad en un año tan duro. GRACIAS junta (Fernando, Eliana, José Joaquín, Amaya, Joaquín, Nati, Sara). GRACIAS voluntarios (Dani, Silbia, Leire, MariJose, Alberto, Arantza, Mari Mar y tantos otros). Y GRACIAS a cada persona que en este 2020 ha aportado su pequeño o gran granito de arena a este proyecto que cada día tiene más luz para poder acompañar en la oscuridad.

2020 se marcha, termina, se acaba, pasa.

Gracias vida por darnos el permiso de vivirlo y gracias muerte por enseñarnos tanto cada día.

Vivamos la vida despiertos. Sin despistarnos.

Sintiendo, permitiendo, recordando.

 

Equipo de Goizargi

¿Qué nos sucede y nos afecta a las personas que estamos viviendo un duelo en Navidad?

Como cada año, nos gustaría dedicar este escrito a reflexionar sobre diferentes cosas que nos suceden y nos afectan a las personas que hemos vivido o estamos viviendo un proceso de duelo en estas fechas tan “especiales” como son las Navidades.

Y lo hacemos con el afán de dar un lugar al dolor, de normalizar aquello que sentimos y de encontrar paz y serenidad entre todo ello. Porque todo lo que vivimos durante el duelo también ocurre en Navidad, con más intensidad si cabe, y creemos que merece ser compartido y tenido en cuenta. Así que, allá vamos.

Nos vienen a la cabeza y al corazón frases de personas con las que hemos compartido en Goizargi y que hemos ido recopilando a lo largo de estos días; pero también podemos recordarlas de personas de años atrás.

Da igual cuanto tiempo pase, las personas que hemos vivido un duelo hablamos el mismo idioma, y hay fechas marcadas en el calendario que hacen que se reaviven más los sentimientos, como estas. Y tenemos sentires muy similares, al menos en los inicios de este duro proceso:

“Ojalá pudiese dormirme hoy y despertarme el 7 de enero”. “No quiero celebrar nada, pero tengo que hacerlo por mi familia, asi que me pondré el ‘disfraz de persona normal’ y ahí estaré”. “Me desgarra ver a toda la familia menos a él o a ella”. “Que a gusto me quedaría en casa sola o me iría a un lugar lejos de aquí”. “La Nochevieja es el momento que más me preocupa, era el más importante para nosotros y no sé si me voy a poder contener…”. “No quiero llorar delante de la familia”. “No tengo nada que celebrar, nada tiene sentido para mí”.

Celebraciones, regalos, música, luces de colores, serpentinas, encuentros… nada que ver con la realidad que vivimos en nuestros corazones como dolientes.

Recuerdos, dolor, tristeza, nostalgia, enfado, miedo, preocupación, ansiedad, desgana, soledad. Qué duro, pero esto es lo que hay. Y no se va porque sea Navidad.

Pero… ¿hay algo que podamos hacer con todo esto? Sí y no.

No podemos traerles de vuelta. No podemos cambiar lo que ha pasado.

No podemos vivir eternamente en los “ojalás”, porque las fantasías no existen.

No podemos huir de nuestra realidad de duelo, porque nos sigue allá donde vamos.

No podemos volver atrás y tampoco acelerar el tiempo hasta el siete de enero.

No podemos quitarnos el dolor.

No podemos disimular nuestra tristeza, aunque nos empeñemos.

Sí podemos entender nuestro dolor. Y el de las personas que nos rodean.

Sí podemos vivir dos emociones contradictorias, aunque duela, y no tenemos porque elegir.

Sí podemos entender que nuestro dolor nos pertenece y, por lo tanto, no es juzgable ni “quitable”.

Sí podemos vivir aquello que sentimos y darnos permiso para expresarlo.

Sí podemos ayudar y facilitar para que esto suceda.

Sí podemos decidir no celebrar nada.

Sí podemos decidir cómo, cuándo, dónde y cuánto queremos estar.

Sí podemos reconstruirnos en soledad. Y acompañados.

Sí podemos recordar, aunque no quedarnos a vivir de los recuerdos.

Sí podemos valorar y honrar lo que tuvimos y lo que tenemos.

Sí podemos necesitar tiempo a solas. Tienes derecho.

Sí puedes brindar, porque eso no excluye que sientas dolor, que estés en duelo.

… Y un montón de cosas más. Pero a veces una o uno mismo tiene que vivir ciertas cosas para poder aprender. Para poder creer que sí, que se puede; que duele, pero que las heridas se curan.

Desde Goizargi os mandamos un abrazo enorme de todo corazón. Os tendremos presentes tanto como cada día.

Brindaremos por los que somos, por los que estamos y por los que nos cuidan desde allí arriba, siempre presentes.

Os mandamos un abrazo enorme de corazón.

Equipo de Goizargi.

«El árbol de los recuerdos», cuento para acompañar a los peques en el proceso de entender la muerte

En esta ocasión queremos compartiros uno de nuestros cuentos preferidos, “El Árbol de los recuerdos”, de Britta Teckentrup, como recurso para acompañar a los más pequeños de la casa en el proceso de entender la muerte y también de vivir la pérdida de un ser querido.

Es un cuento recomendado para niños y niñas a partir de tres años y podéis encontrarlo fácilmente en cualquier librería de vuestra zona.

El “Árbol de los recuerdos” cuenta la historia de Zorro, el “prota” de este cuento:

“Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. Observó su querido bosque una última vez y se quedó dormido para siempre”.

También cuenta la historia de cómo los amigos de Zorro viven la muerte de su amigo y como al recordar diferentes momentos, su corazón se va sanando.

Este libro tiene unas ilustraciones muy bonitas y cargadas de emoción, invitan a quien lo lee a adentrarse en el bosque y olerlo, a sentir la nieve, a observar el lindo paisaje, a caminar despacito por esta historia y por aquello que nos va sucediendo mientras la vamos leyendo.

Nos encanta este cuento porque nombra la muerte y nos permite reflexionar sobre ella y las emociones asociadas al duelo como la tristeza, la nostalgia y la alegría. También nombra realidades que no son fáciles de tratar y menos en un cuento como es la despedida.

En la historia, los amigos de Zorro uno a uno se van reuniendo para recordar la vida junto a él. En un momento dado, se dan cuenta que donde ha muerto Zorro está empezando a crecer una plantita, y que cuantos más recuerdos cuentan y cuanto más sienten, más crece. Acaba siendo el árbol más grande del bosque.

El amor no se acaba con la muerte”. Este es el mensaje final del libro. ¡Y cuánto nos cura saberlo y sentirlo! porque a veces el dolor nos hace olvidarlo.

Os animamos a que podáis leerlo primero los adultos y después hacerlo con los txikis. Además, os proponemos una actividad o “receta para el corazón”, que decimos en Goizargi, para que podáis hacer con ellos y ellas tras la lectura del cuento. Ahí va:


  1. Escoged un lugar cómodo, seguro y que sepáis que no vais a ser interrumpidos o molestados por nadie para poder leer el cuento tranquilamente.
  2. Leed el cuento despacio, deteniéndoos en observar las ilustraciones, fijándoos en diferentes detalles, dando lugar a posibles preguntas o reflexiones del momento.
  3. Al finalizar el libro podéis compartir las siguientes reflexiones para trabajar la comprensión, empatía, etc.:
    Preguntas referidas a la historia: ¿Qué crees que le ha pasado a Zorro? ¿Cómo crees que se sentía? ¿Y sus amigos? ¿Cómo crees que se sentían?
    ¿Cómo os habéis sentido?
    ¿Qué es lo que más os ha gustado y lo que menos?
  4. Plantar una semilla/planta/árbol en una maceta. Explicad que será nuestra “Planta de los Recuerdos” y que nos ayudará por un tiempo a recordar e inmortalizar a nuestro ser querido. Podéis compartir recuerdos o emociones mientras lleváis a cabo el proceso de plantación. Podéis colocarla en un lugar común para todos.
  5. Importante que entre todos cuidéis la planta, busquéis momentos para recordar, hablar y sentir.

Como veis, es un ejercicio muy sencillo, pero que está cargado de simbolismo y amor.

Nuestra experiencia nos dice que ayuda, que da lugar a la comunicación y a la reflexión, al amor, y que eso siempre sana y siempre suma.

¡Si lo hacéis, contadnos que tal os ha ido!

¡Gracias!

El camino de los recuerdos

“Cuando la pena cae sobre mí,
El mundo deja ya de existir.
Miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos…”

(Entre mis recuerdos, Luz Casal)

 

El duelo es un camino, es un proceso de dolor que se inicia tras la pérdida de una persona con la que tenemos un vínculo afectivo significativo; y este camino que comenzamos a recorrer está lleno de emociones, imágenes, pensamientos, conductas, sensaciones y recuerdos.

Nuestros recuerdos son parte de lo que somos. Nuestros recuerdos son importantes y en el proceso de duelo también nos van a acompañar. Por ello, nos puede ayudar comprender su modo de actuar, ya que de ellos depende en gran medida el nuevo vínculo que vamos a establecer con la persona que hemos perdido.

Al inicio del duelo, en algunas ocasiones, no en todas, los recuerdos y las imágenes que más nos llegan pueden tener un contenido molesto e incluso perturbador. Muchas personas solo recuerdan los momentos más dolorosos vividos de enfermedad y de muerte. Estos recuerdos se fijan en la mente de manera persistente, y solo se recuerda el final de la vida de la persona querida. Son recuerdos que aparecen de modo recurrente una y otra vez, que nos embargan de dolor y malestar, y que deseamos parar o evitar porque nos hacen revivir de nuevo la experiencia de dolor pasada y nos sumen en emociones que no nos gusta sentir. En este momento el recuerdo de la persona fallecida ocupa mucho espacio en nuestro mundo interior y en nuestro pensamiento, necesitamos sentirla cerca, sentir que podemos casi tocarla. Todo nuestro anhelo es” volver” a tenerla con nosotros y, por tanto, todos nuestros recuerdos, todo el tiempo, tienen que ver con él o ella, aunque nos duelan.

Conforme avanzamos en el camino del duelo, en un duelo sano los recuerdos van siendo menos intensos, vamos aceptando la nueva realidad, y nos podemos sorprender cuando vemos que no hemos recordado a nuestro ser querido fallecido en un rato, en una mañana, o en un día… Muchas personas sienten este momento como un signo de avance y de normalidad; y otras sienten que se están olvidando y dejando atrás a su ser querido, ya que sus recuerdos no son tan nítidos, ya no pueden recordar su voz o su olor… y aparece el miedo al olvido. Pueden aparecen emociones de culpa y de deslealtad por sentir que podemos comenzar a respirar sin él o ella.

Y finalmente van apareciendo en nuestro recuerdo momentos felices, experiencias que deseamos guardar en nuestra memoria, que ya no duelen tanto y que son sentidos con agradecimiento a lo que pudimos vivir y compartir en el pasado con nuestro ser querido. Por ello, es importante saber que los recuerdos al igual que las emociones van cambiando en su forma e intensidad, y que el proceso de duelo no es para olvidar al ser querido, sino para darle espacio en nuestro corazón en forma de recuerdos.

Los recuerdos nos permiten asegurar e integrar la experiencia vivida dentro de nosotros, y van a alimentarnos en la nueva realidad y en la nueva vida que surge tras la ausencia. Son nuestra memoria y la memoria del ser que hemos perdido.

La relación no termina con la muerte, y el nuevo vínculo sigue siendo una fuente de energía, de guía y de protección.

Demos luz a nuestros recuerdos y con ellos a los seres queridos que ya no están con nosotros. Solo así permanecerán con nosotros para siempre.

Aquí y ahora: reflexiones sobre «Eso que tú me das»

Hace unos días, fui al cine y vi el documental de Pau Donés (1966-2020), cantante, compositor y guitarrista del conocido grupo “Jarabe de Palo”, y me llené de cosas sobre las que escribir.

El documental “Eso que tú me das” recoge la última entrevista de Pau, enfermo terminal de cáncer, tres semanas antes de su muerte. Pau nos regala una bella despedida y una gran colección de aprendizajes vitales al final de su camino.

Para mí, fueron 60 minutos de “alarma”, de “despertador”, de “eurekas vitales”, y me gustaría compartir con vosotras y vosotros, en formato “muy de casa”, algunas de las frases y reflexiones con las que me quedo.

Ahí van:

 

– “Los Despistadores. Ladrones de Vida”

Parece el título de una película, pero no.

La palabra “despistadores” es una palabra que he decidido utilizar para nombrar a todas aquellas cosas que me distraen de lo verdaderamente importante en la vida, y lo cierto es que desde que lo hago puedo estar más atenta y perderme menos en aquello que me roba energía, salud, tiempo, sueño, tranquilidad, serenidad, alegría, amistad, amor…

A veces nos perdemos porque no sabemos que es lo importante. Que es lo urgente.

A veces nos olvidamos de lo que realmente necesitamos para vivir.

Cuando estamos despistados no agarramos el momento presente.

Vivir es estar con lo que hay.

Es sentir lo que estás sintiendo en el ahora, en el momento presente. Sentir lo que estás haciendo, lo que está ocurriendo, lo que estás tocando, lo que estás escuchando, lo que estás oliendo, saboreando…

Si no estamos en nosotras mismas, en nuestro centro, en nuestro ahora, no podemos decidir ni hacer qué es lo que necesitamos ahora.

Quizás la tarea esté en construir un buen presente para no necesitar fugarnos y en preguntarnos:

¿Qué es lo verdaderamente importante para mí? ¿Qué necesito para vivir y sentirme viva o vivo? ¿Cuáles son mis despistadores?

 

– “A veces, el dolor es un pellizco de realidad”

Me refiero a ese dolor “fértil”, que enseña y nos ayuda e impulsa a transitar situaciones o procesos vitales difíciles.

Este título me conecta con que el dolor emocional tiene sus funciones, con como a veces nos limitamos el sentir o el experienciar emociones dolorosas y que al hacerlo, nos limitamos también la posibilidad de experimentar justo el otro extremo de la polaridad: la alegría, la serenidad, la calma…

Este tipo de dolor emocional nos conecta con la realidad. Nos conecta con nuestras necesidades y con nuestros límites. Y desde ahí nos invita a reaccionar, a reinventarnos, a hacer “inventario” de qué tenemos y de qué necesitamos desprendernos.

Si lo evitamos, la posibilidad de crecer y evolucionar en nuestra vida desaparece.

«… todo ser humano necesita gozar sus gozos y sufrir sus sufrimientos”. No recuerdo de quien es la cita, pero precisamente hablo de esto, de que hemos olvidado la segunda parte de la ecuación.

Quizás la tarea esté en normalizar el dolor, en darnos un tiempo de “dolernos”, y en preguntarnos a nosotros mismos como reaccionamos ante nuestro dolor, si lo escuchamos, si lo evitamos y, sobre todo, que aprendizaje nos trae aquello que nos está pasando.

 

– “Como a veces nos dormimos en la vida y la muerte nos despierta”

La muerte de algo o alguien, no tiene por qué ser literal, muchas veces, para sentir su “pérdida”.

Una persona me dijo una vez: “No necesito perder lo que tengo para valorarlo  y saber cuánto me importa”.

Supongo que no siempre se tiene esa capacidad y a veces necesitamos conectarnos con el sentimiento de “pérdida” para aprender ciertas cosas.

Cuando escuché hablar a Pau sobre “lo no hecho”, los arrepentimientos, etc., entré en contacto con una emoción maravillosa. La gratitud. Creo que es el antídoto contra eso que yo llamo “el nunca nada es suficiente y cuando lo pierdo, me entero”.

A veces la muerte, la pérdida, nos trae sabidurías perennes, lecciones que se aprenden al final de un proceso, al final de una relación, al final del dolor de la pérdida.

Hay una parte inevitable. Hay otra de la que podemos responsabilizarnos en vida y es la de AGRADECER, la de dar las gracias por lo vivido, lo aprendido, lo sentido y lo compartido.

 

– Aquí y ahora. ¿Quién dijo muerte?

Aquí y ahora. No hay nada más. No hay otro tiempo posible.

Es el lugar y el tiempo donde no existe la muerte.

A veces vivimos en el pasado, otras en el futuro, y eso es una fantasía, no es real.

¡Cómo desperdiciamos el ahora!

¿Qué sientes ahora? ¿Qué necesitas ahora? ¿Qué puedes hacer ahora?

Pau, en sus últimos momentos, decía que disfrutaba de cada segundo porque no pensaba en nada más que en el presente. Disfrutaba viendo los animales bajar de la montaña, disfrutaba de una conversación, de un olor…

¿Cómo puedes ser más consciente y disfrutar del momento presente?

 

– Mi despedida final

No es muy habitual, al menos en mi mundo, permitimos pensar y mucho menos compartir con nadie nuestro “ideal de muerte”.  A veces porque nos da “susto” hablar, otras porque nadie quiere escuchar.

Con “ideal” me refiero a la forma en la que nos gustaría despedirnos y que nos despidieran de este mundo. Algo así como pensar en nuestras “últimas voluntades”.

Recuerdo que he intentado tener varias veces esta conversación con personas queridas para mí, pero no ha habido manera.

Recuerdo que un ejercicio que hice en una de mis formaciones sobre duelo tenía que ver con esto mismo. Con pensar en el lugar, en el momento, en la canción, en la ropa, en la dinámica con la que quisiera decir “adiós”.

Una pregunta que se me quedó grabada en el alma y que me ayudó mucho en aquel momento fue: “¿Qué epitafio elegirías para dedicarte?”.

A veces, cuando nos planteamos estas cosas, pasan cosas bonitas y potentes.

Como por ejemplo, que miramos la vida con y desde la vida.

 

Gracias Pau, por las canciones, por los momentos que me has regalado, por las reflexiones, por la vida.

 

Siempre.

Sara Pérez.

VII Jornada sobre el Duelo: Cuando el duelo y la muerte están más cerca. Soledad y coronavirus

La VII Jornada sobre el Duelo lleva como título este año ‘Cuando el duelo y la muerte están más cerca. Soledad y coronavirus’. Organizada junto al Hospital San Juan de Dios, la celebraremos el 31 de octubre, y las ponencias y la mesa redonda serán por la mañana (no hay talleres prácticos).

Este es el programa:

10:00. Apertura de la Jornada.

10:15- 11:45.
Reflexionando sobre el nuevo presente (Juan Pedro Arbizu, Director EAPS San Juan de Dios)

Cuidando desde diferentes escenarios. Mesa redonda
“En la comunidad”. (Maite Ayarra. Centro Atención Primaria de Huarte)
“En el final de la vida”. (Yolanda Santesteban. EAPS San Juan de Dios)
“En el proceso de duelo”. (Rakel Mateo. Asociación Goizargi)
Moderadora: Tania Pérez. EAPS San Juan de Dios.

11:45-12:15 Descanso

12:15 -14:00.
En primera persona. Mesa redonda
“Mi madre murió en primavera”
“El duelo en soledad”
“Las despedidas en las residencias”
Moderadora: Marta Tapia. Asociación Goizargi

Cierre de la jornada
En colaboración con Fidel Delgado. Psicólogo clínico y Titiripeuta

 

Para adaptarnos a la situación actual, será online, en directo, y aunque es gratuito, hay que inscribirse. Podéis hacerlo directamente desde aquí.

Si tenéis alguna duda, llamadnos al 660 03 41 01.

¡Os esperamos!

Herramientas de “cine” para acompañar y acompañarnos

Normalmente utilizamos la palabra “acompañar” para hablar de lo que hacemos entre personas. Sin embargo, a lo largo de la historia, otras realidades han sido elementos que nos han acompañado como objetos especiales: lugares simbólicos donde nos sentimos seguros, el arte en todas sus dimensiones, la música e incluso el cine.

Para nosotras el cine es una forma más a través de la cual podemos normalizar nuestros sentimientos, vernos reflejadas en el otro, servirnos de sus imágenes, formas y sonidos para emocionarnos y también para aprender. A continuación, os ofrecemos algunos de nuestros títulos preferidos sobre el duelo y la muerte que os recomendamos para ver solos o acompañados de quien más os apetezca. Vamos a intentar no haceros ningún spoiler.

 

1. Coco (2017). Apta para todos los públicos.

Nuestro primer título es muy especial. Coco es un niño con una gran pasión por la música que vive en una familia que la odia. Él no entiende nada, pero su curiosidad e inocencia le llevan a conocer la Tierra de los Muertos. Una película preciosa que puede ayudarnos a conversar sobre la muerte como parte de la vida a cualquier edad. Coco nos regala grandes frases durante la película como “solo se muere cuando se olvida y yo nunca te olvidaré”. ¡Tenéis que verla!

2. Los descendientes (2011). No recomendada para menores de 7 años.

Esta película trata el duelo a nivel familiar, qué supone un duelo en nuestras vidas. Los descendientes nos invita a reflexionar sobre el final de la vida, sobre las últimas conversaciones, o no, con las personas que queremos, sobre qué pasa cuando la situación se complica aún más y nuestra relación con el ser querido no pasa por su mejor momento… ¿Qué hacemos con la culpa?, ¿cómo sujetarla? Una muestra muy real y dolorosa de cómo el final de vida a veces también coincide con el momento de la reconciliación y el perdón.

3. Belleza oculta (2016). No recomendada para menores de 12 años.

Will Smith es un exitoso ejecutivo de publicidad de Nueva York. Su situación cambia drásticamente cuando la muerte le golpea y comienza un duro proceso de duelo. Su gente más cercana intenta animarle, le sienten bloqueado y crean una forma muy original para ayudarle a afrontar su sufrimiento.

Aunque  tiene aspectos un tanto fantásticos, también nos recuerda que “el duelo es único” y que “cada uno lo llevamos a nuestra manera”, “que el tiempo solo no cura” y “que la muerte y la vida forman parte de las misma realidad”. Una película muy recomendada para comentar con nuestros adolescentes.

4. Un monstruo viene a verme (2016).  No recomendada para menores de 12 años.

Conor O´Malley es un chico que a sus 13 años ha tenido que asumir muchas responsabilidades. Tras la separación de sus padres y la grave enfermedad que padece su madre, se ha visto obligado a tomar las riendas de su hogar.

Conor ha creado un mundo de fantasía que le permite escapar de su rutina y superar sus miedos. Unos minutos después de la medianoche, este niño despierta y se encuentra con un monstruo. Pero no se trata de la aterradora criatura que él esperaba, este monstruo es muy diferente, y quiere lo más peligroso de todo: la verdad. ¿Cómo creéis que ayuda la verdad en los procesos de duelo?, ¿es peligroso o simplemente nos asusta?

 

Esperamos que os emocionéis y disfrutéis tanto como nosotras. ¿Nos dejáis vuestras opiniones sobre las mismas? ¿Os han gustado? ¿Os habéis sentido identificadas o identificados? ¿Qué  reflexiones os han supuesto?

Carta a mi yo suicida

Hoy, 10 de septiembre, día mundial de Prevención del Suicidio, hemos querido colaborar con una campaña de sensibilización social lanzada desde «Suicidio, hablar es vital». La propuesta era escribir una carta a nosotros mismos si tuviésemos pensamientos suicidas. Sara Pérez, psicóloga de la asociación, ha escrito una y nos la comparte a todas nosotras.

Hablar, sana. Normalizar, sana. Integrar, sana.

GRACIAS «Suicidio, hablar es vital» por tan bella y necesaria iniciativa. Juntas, juntos, podemos.

 

CARTA A MI YO SUICIDA

“Sé que odias la condescendencia, las frases huecas y los ‘tirones emocionales’ que más que acompañar, arrastran a una a un lugar donde no puede o no quiere estar.

Tranquila, no voy a tratar de rescatarte.

Tienes todo el derecho a estar donde estás y a sentirte como lo estás haciendo en este momento. No me malinterpretes, no es un permiso, es un reconocimiento.

Ya que me das licencia para estar a tu lado, me voy a tumbar junto a ti y a tratar de recordarte algunas cosas que hemos vivido juntas y que quizás ahora, desde la ‘Isla gris’ en la que estás, hayas olvidado. ¿Te parece?

‘Isla gris’. ¿Cuándo le pusimos ese nombre? Creo que fue en uno de nuestros grandes bajones hará dos años. Creo que no pudimos ponerle un nombre mejor, pues define fielmente ese puto lugar.

Sé que ahora estás ahí.

Una isla rodeada de agua azul oscuro, de esa que desvela los kilómetros y kilómetros de profundidad de sus aguas y te lanza a la cara la amenaza y el peligro constante de no atravesarlas.

Una isla que bajo sus aguas esconde los bichos más monstruosos que nadie pueda imaginar.

Una isla en la que en el fondo de sus aguas, se ocultan y refugian las verdades más dolorosas e innombrables del alma.

Una isla que perdura a lo largo de los años, pero que siempre amenaza con hundirse.

Una isla de cielo gris, donde llueve los 365 días del año y las 24 horas del día.

Una isla donde la temperatura nunca varía, 26 grados bajo cero.

Una isla que se traga el tiempo o simplemente lo hace desaparecer.

Una isla repleta de laberintos.

Una isla de granos de culpa, miedo, ira, soledad, abandonos, apatía que pesan kilos y kilos.

Una isla que te hace creer que ya lo has vivido y sentido todo. Y ya no te queda nada.

Una isla en la que estás viva muriéndote a poquitos.

Una isla en la que el amor es guerra.

Una isla deshabitada, donde solo vivimos nosotras y nuestra herida.

Isla amnesia.

La conozco tan bien como tú, Sara.

La diferencia entre tú y yo, en estos momentos, es que yo he encontrado el camino de vuelta a casa y tú lo has olvidado. Con estas palabras, quisiera hacerte recordar:

¿Recuerdas cuando creías que tu hermana te había ‘robado’ la camiseta azul de rayas y finalmente la encontraste en una montaña de ropa sucia de nuestro armario?

¿Y qué me dices de tus ‘superchanclas’ que has creído perder cientos y cientos de veces, y que siempre encuentras? Siempre has dicho que son como tú, ‘que una perdida nunca se pierde’.

¿Recuerdas cuando creías fielmente que habías suspendido aquel examen de la asignatura Conducta y Lenguaje?

¿Recuerdas cuando creías fielmente que nunca te sacarías el carnet de coche?

¿Recuerdas cuando creías fielmente que tenías todos esos trastornos mentales y al final te diste cuenta que estabas en el ‘drama’ generado por el estrés, y así como si nada desaparecieron todos los síntomas? Como nos reímos…

¿Recuerdas cuando creías fielmente que no eras merecedora de amor?

¿Recuerdas cuando creías fielmente que jamás llegarías a conocer la verdadera amistad?

Sé que te vas a reír con algunos de estos ejemplos, pero todos ellos me sirven para decirte que de igual manera sé que ahora estás en la ‘creencia fiel e incuestionable’ de que la vida es el problema, de que eres ‘incorregible’, de que eres la culpable del dolor ajeno y de que nada tiene sentido, que la vida está hueca, es insípida, y que va a ser así por los siglos de los siglos.

No voy a discutírtelo. Estás en la isla y entiendo que lo sientas así. Pero no, es una interpretación que tu cabeza y tu corazón están haciendo desde la herida. ‘Si tienes las gafas de mierda, verás una vida de mierda’, siempre lo has dicho.

Solo quiero que recuerdes que llevas saliendo de esa isla desde que naciste.

Y que al salir de ella, te he visto sonreír y decir que todo lo que ves, tocas, piensas y sientes en esa ‘Isla gris’ parece tan real que te lo llegas a creer, pero que cuando sales de ella (con mucho esfuerzo, amor propio y ayuda de los tuyos), te has dado cuenta de que la ‘VIDA MERECE SER VIVIDA’.

Palabras literales tuyas.

Así que tomate tu tiempo, yo te espero estudiando el nuevo camino de vuelta, que en esta isla ya sabes que los caminos de regreso siempre cambian.

¡Por cierto, acuérdate de cogerte las chanclas, sí, esas, ‘las imperdibles’, que les toca hacer unos cuantos kilómetros más!

¿Eso ha sido una sonrisa?

Ya estás Sara, ya estás a salvo”.

 

Gracias a mis Hermanas y Amigas Bidane, Bea y Laura que reconocen haber estado en esta isla, y que han sido y serán siempre una brújula en el camino, y por supuesto, tierra firme.

Gracias a mi Familia. Chalecos salvavidas y luz de Vida.

Gracias Papá, por enseñarme a nadar.

Sara Pérez Pizarro
Agosto de 2020