¿Cómo refleja la muerte el cine y la literatura?

En nuestra sociedad podemos encontrarnos la muerte en cada esquina: medios de comunicación, literatura, arte, cine… pero desde miradas completamente diferentes. En la calle y en los medios de comunicación, muchas veces, hablamos de la muerte de manera escéptica, aquella que comprendemos desde la cabeza (números, historias, fechas…) pero que desde la tripa (nuestras emociones) no llegamos a integrar y vibrar con ella. Puede ser una manera de protegernos para no vivir lo que implica la muerte en realidad, esa vivencia, ese dolor y el torbellino emocional que surge en el proceso de duelo; una no mirada a la muerte para no dolerse con/tras ella.

Sin embargo, en el cine o la literatura han surgido recursos literarios y cinematográficos que reflejan la muerte no solo desde la cabeza, sino también desde la tripa, profundizando en el mundo emocional de los protagonistas. Es una manera de conectar con la realidad de la pérdida y del duelo, observar como vibran nuestras emociones y conocer diferentes maneras de afrontar la muerte de un ser querido a través de historias que nos invitan a sumergirnos en ellas hasta el final.

Por ello, a continuación, queremos recomendaros diferentes películas, series o libros que pueden acercarnos a la realidad del duelo.

 

PELÍCULAS

 

Cosas que importan (1998)

En esta película nos encontramos una historia emotiva y con un gran aprendizaje sobre el acompañamiento en la enfermedad de un ser querido por parte de toda la familia y el autoconocimiento familiar en diferentes momentos de su ciclo vital.

 

Despedidas (2008)

Esta película japonesa nos sorprende con una delicada historia respecto al cuidado y preparación de los cuerpos de las personas que han muerto para despedirlos de la mejor forma posible y facilitar la despedida a sus seres queridos. En este ritual nuestro protagonista encontrará parte de la chispa de la vida.

 

Al otro lado del corazón (2010)

Nos refleja la historia de una realidad, una muerte que rompe con una vida ideal y “perfecta”. Y las diferentes formas que tiene la pareja protagonista de elaborar la muerte de su hijo, con el sostén de diferentes personas que les rodean. Refleja con gran emoción la transformación del dolor, el recuerdo eterno.

 

Manchester frente al mar (2016)

¿Cómo nos cambia la vida tras la muerte de un ser querido? ¿Cómo cambian los vínculos con aquellas personas que nos rodean? Manchester frente al mar refleja el crecimiento de un vínculo, de una relación de apoyo y comprensión, creado tras la muerte de una persona de la familia.

 

18 regalos (2020)

Basada en una historia real, 18 regalos cuenta la estrecha relación que existe entre una madre y su hija, incluso tras la muerte de la primera de ellas. Un viaje emotivo y en el que podemos encontrarnos con la celebración de la vida, incluso en compañía de la muerte. El amor no termina con la muerte, el vínculo no acaba.

 

SERIES

 

After life (2019)

Nuestro protagonista vive el proceso de enfermedad y la posterior muerte de su mujer. La serie nos muestra cómo la realidad del protagonista gira 360 grados tras la muerte, haciendo también que su mirada hacia la vida cambie por completo y decidiendo tras ello vivirla de una manera especial, lo que en varias ocasiones nos sacará una sonrisa y al mismo tiempo una lágrima.

 

This is us (2016)

Esta serie refleja la vida misma, la vida de una gran familia, que comenzó con una muerte. En ella podemos encontrarnos con diferentes aspectos de la vida, de las pérdidas que podemos encontrarnos en el día a día y de la muerte y el duelo. Mezclando drama y comedia, esta serie nos envuelve y nos emociona como si la estuviéramos viviendo.

 

Dead to me (2019)

Para los amantes del humor negro, esta serie es una mezcla entre la intriga, el drama y este tipo de humor, en torno a dos amigas que se conocen tras la muerte de un ser querido. Entre ellas se establece un vínculo de sostén desde la comprensión, el humor y el respeto.

 

El método Kominsky (2018)

En esta comedia dramática nos encontramos con dos protagonistas enfrentándose a la cruda realidad de hacerse mayores, de vivir pérdidas en este proceso, incluida la muerte de la mujer de uno de ellos, afrontando la etapa final de sus vidas desde una mezcla de humor y amargura.

 

LIBROS

 

Libro de familia, de Galder Reguera

Una emotiva historia de un nacimiento y una muerte que ocurren al mismo tiempo. Un relato familiar en el cual nuestro protagonista reconstruye a través de entrevistas y una escueta investigación la personalidad, la vida y la muerte de su padre.

 

Salvaje, de Cheryl Strayed.

Narra la historia de un gran viaje por la cordillera del Pacífico de los Estados Unidos. Un viaje que, además de implicar un gran recorrido de montaña, implica un recorrido emocional, de dolor y reconstrucción para nuestra protagonista después de la muerte de su madre. El reflejo del duelo, de este camino que recorremos, muchas veces solos/as, necesario para elaborar la pérdida y crecer como persona.

 

La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero

Un reflejo más que real del recuerdo eterno de aquellos que murieron, pero siguen en nuestro interior. Este libro construye una narración entre el recuerdo personal y la memoria de todos, con fotografías, anécdotas y recuerdos que pueden atraparnos y hacernos vibrar desde el primer momento.

 

La hora violeta, de Sergio del Molino

Una historia de amor familiar, entre un padre y un hijo que muere tras el diagnóstico de leucemia. Narrando, a lo largo de un año, el proceso de enfermedad y la muerte de su hijo, este padre desea gritar a través de estas palabras el amor y el vínculo con su hijo, escribiendo unas emocionantes memorias que serán eternas en cada lectura.

 

También esto pasará, de Milena Busquets

Esta obra que comienza en un cementerio nos refleja el dolor de la pérdida, el desgarro que provoca la muerte y la ausencia de un ser querido. A lo largo de la historia vemos como la protagonista va transformando ese dolor en el recuerdo de todo lo vivido y todo lo aprendido con aquellas personas que murieron, en mil formas de recordarlas y vivir, pero vivir de verdad.

 

Podemos observar, sobre todo en las películas y series, el uso del humor (o el humor negro, en algunas ocasiones) como una herramienta habitual, quizás para sostener el impacto emocional que implica darle lugar a la muerte. Se habla de la muerte, se le da un lugar y es posible que de esa forma se consiga que pasito a pasito se naturalice en nuestra sociedad. En cambio, en los libros, aunque también nos encontremos algún tinte de humor, el reflejo de la muerte parece tener un peso más real y profundo, con un lugar muy especial para el recuerdo y la memoria de aquellas personas que murieron.

¿Qué os han parecido? ¿Qué reflexiones sacáis tras la visualización o lectura de los mismos? Os invitamos a que podáis disfrutarlos con tranquilidad y contarnos qué os parecen o recomendarnos otros que conozcáis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.