Recomendaciones literarias para el verano

El verano es un momento de sosiego y espacio para escoger una buena lectura. El duelo nos acompaña en esta época de una manera muy especial. Con los cambios de horarios, de lugares, de ritmos y de actividades el recuerdo de nuestros seres queridos está muy presente. Lo que se mantenía «bajo control» el resto del año por la rutina del día a día, en ocasiones adormece emociones y recuerdos, ahora sale a flote como un corcho.

Es momento de encontrar consuelo en la lectura, de entender desde otro punto de vista lo qué nos pasa, de escuchar nuestras emociones en otra persona y de sentir el alivio de la identificación en un relato. Una buena lectura es sanadora a todas las edades.

Hoy os traemos un par de libros para adultos, pero nos gustaría que disfrutarais también de los cuatro cuentos infantiles, ya que tienen tantas capas que podemos sentirnos identificados y vernos reflejados desde la experiencia de cualquier edad. Además, el especial dibujo y cuidado del diseño en cada uno de ellos, el detalle de cada página, puede sumergirnos en un mar de evocaciones.

 

Luto en colores, repensar la muerte para celebrar la vida. Silvia Melero.

Este libro nace de una experiencia personal, el suicidio de una hermana. Pero se expande como un geiser hacia cualquier tipo de fallecimiento, en especial aquellos donde la sociedad los esconde en un rincón.

Es una invitación a la diversidad, la pluralidad y la libertad porque hay muchas formas de vivir la muerte, la despedida y el duelo. Y es una apuesta por la creatividad como herramienta maravillosa para aligerar el dolor y homenajear a nuestros seres queridos, haciendo de su ausencia una presencia llena de luz y aprendizaje en nuestras vidas.

 

Cicatrices del corazón. Rosa Mª Martínez
En este libro sucede algo fundamental dentro de un proceso de duelo. Cuando alguien muere, cuando deja de tener presencia en nuestra vida, se crea un proceso de adaptación. Supone revisar aquello que llevo en la mochila, todo aquello que era importante para mí, y reevaluarlo. Esto hace temblar los valores, creencias, relaciones, prioridades y todo aquello donde se sujeta una vida, para volver a crear algo nuevo, para adaptarnos.

Este libro puede acompañar a transitar el camino del proceso de duelo profundizando en dudas, inseguridades y normalizando muchas de las vivencias que a lo largo de este camino se siente cuando se transita.

 

No es fácil, pequeña ardilla. Ramón, E. y Osuna, R. (2003).

Es un cuento muy delicado que trata con mucho respeto el dolor. De forma muy explicita pone sobre la mesa el abanico de emociones que vivimos en un proceso de duelo. No es una lectura ligera, pero da consuelo y respuestas a los niños y niñas que están pasando un proceso de duelo. Incluso, como en muchos cuentos, da la paz necesaria para sentir que lo que vivo no es malo ni soy el único que lo vivo.

Ayuda a identificarse perfectamente con el personaje y a normalizar muchos de los pensamientos que nos invaden en un proceso de duelo.

 

En todas partes y en cualquier lugar. Pim Van Hest

Precioso cuento, con unas imágenes bellísimas donde nos trasportan a disfrutar de las cosas más sencillas y a sentir aquella vinculación con la persona fallecida. Es un homenaje a los detalles y a aquello que ha dejado en nosotros el paso de esa persona por nuestra vida.

 

Para siempre. Durant A. y Gliori D. (2004).

Es un cuento optimista y divertido para niños de entre 3 y 5 años. Ayuda a salir del dolor y nos abre un camino preciso donde crear algo nuevo, donde poder vivir con disfrute la experiencia de haber compartido la vida con nuestro ser querido.

 

El hilo de la vida. Davide Cali y Serge Bloch

Libro de cómic para todas las edades, con un trazo sencillo y pocas palabras que nos sumerge en la historia llegando a crear empatía con los personajes. La profundidad de lo sencillo, la sensación de explicar cómo en ocasiones nos pasamos la vida esperando (como dijo John Lennon, «la vida es lo que pasa mientras haces planes») es lo que nos refleja este libro. Nos impulsa a disfrutar del momento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *