Herramientas de “cine” para acompañar y acompañarnos

Normalmente utilizamos la palabra “acompañar” para hablar de lo que hacemos entre personas. Sin embargo, a lo largo de la historia, otras realidades han sido elementos que nos han acompañado como objetos especiales: lugares simbólicos donde nos sentimos seguros, el arte en todas sus dimensiones, la música e incluso el cine.

Para nosotras el cine es una forma más a través de la cual podemos normalizar nuestros sentimientos, vernos reflejadas en el otro, servirnos de sus imágenes, formas y sonidos para emocionarnos y también para aprender. A continuación, os ofrecemos algunos de nuestros títulos preferidos sobre el duelo y la muerte que os recomendamos para ver solos o acompañados de quien más os apetezca. Vamos a intentar no haceros ningún spoiler.

 

1. Coco (2017). Apta para todos los públicos.

Nuestro primer título es muy especial. Coco es un niño con una gran pasión por la música que vive en una familia que la odia. Él no entiende nada, pero su curiosidad e inocencia le llevan a conocer la Tierra de los Muertos. Una película preciosa que puede ayudarnos a conversar sobre la muerte como parte de la vida a cualquier edad. Coco nos regala grandes frases durante la película como “solo se muere cuando se olvida y yo nunca te olvidaré”. ¡Tenéis que verla!

2. Los descendientes (2011). No recomendada para menores de 7 años.

Esta película trata el duelo a nivel familiar, qué supone un duelo en nuestras vidas. Los descendientes nos invita a reflexionar sobre el final de la vida, sobre las últimas conversaciones, o no, con las personas que queremos, sobre qué pasa cuando la situación se complica aún más y nuestra relación con el ser querido no pasa por su mejor momento… ¿Qué hacemos con la culpa?, ¿cómo sujetarla? Una muestra muy real y dolorosa de cómo el final de vida a veces también coincide con el momento de la reconciliación y el perdón.

3. Belleza oculta (2016). No recomendada para menores de 12 años.

Will Smith es un exitoso ejecutivo de publicidad de Nueva York. Su situación cambia drásticamente cuando la muerte le golpea y comienza un duro proceso de duelo. Su gente más cercana intenta animarle, le sienten bloqueado y crean una forma muy original para ayudarle a afrontar su sufrimiento.

Aunque  tiene aspectos un tanto fantásticos, también nos recuerda que “el duelo es único” y que “cada uno lo llevamos a nuestra manera”, “que el tiempo solo no cura” y “que la muerte y la vida forman parte de las misma realidad”. Una película muy recomendada para comentar con nuestros adolescentes.

4. Un monstruo viene a verme (2016).  No recomendada para menores de 12 años.

Conor O´Malley es un chico que a sus 13 años ha tenido que asumir muchas responsabilidades. Tras la separación de sus padres y la grave enfermedad que padece su madre, se ha visto obligado a tomar las riendas de su hogar.

Conor ha creado un mundo de fantasía que le permite escapar de su rutina y superar sus miedos. Unos minutos después de la medianoche, este niño despierta y se encuentra con un monstruo. Pero no se trata de la aterradora criatura que él esperaba, este monstruo es muy diferente, y quiere lo más peligroso de todo: la verdad. ¿Cómo creéis que ayuda la verdad en los procesos de duelo?, ¿es peligroso o simplemente nos asusta?

 

Esperamos que os emocionéis y disfrutéis tanto como nosotras. ¿Nos dejáis vuestras opiniones sobre las mismas? ¿Os han gustado? ¿Os habéis sentido identificadas o identificados? ¿Qué  reflexiones os han supuesto?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *