2020 se marcha, termina, se acaba, pasa

Año 2020, mayoría de edad, 18 años de vida, caos, miedo, cambios, consciencia, fuerza, capacidad, equipo, despedidas, bienvenidas, vida, muerte…

Son tantas las palabras que podrían definir este año que estas se nos quedan cortas. 2020 empezó entre risas y bailes en una de nuestras cenas de Navidad, compartiéndonos ilusiones las unas a los otros sobre cómo fantaseábamos un año que sin duda tenía toda la pinta de que cambiaría nuestras vidas. Lo que no teníamos ni idea era del giro tan inesperado que nos tocaba afrontar.

Hablábamos de celebrar, de la mayoría de edad de nuestra asociación, hablábamos del recorrido de vida y de todos los cambios que hasta ese momento habíamos afrontado… ¡y nos parecían muchos! No sabíamos lo que estaba por llegar…

2020 nos ha cambiado la vida, todos y todas hemos vivido un gran duelo social. 2020 ha sido probablemente el año del duelo, de la muerte y del dolor. Y ahí hemos estado, siendo soporte.

Cuantos miedos compartidos, cuanta consciencia y cuanta capacidad. Esto también nos lo ha enseñado este “curioso” año. Los cimientos y las bases sirven para sostener y sin duda las tenemos.

Hemos sostenido, te hemos sostenido y nos hemos sostenido entre nosotras porque a días, a ratos, nos temblaba el suelo, el alma, el corazón…

Último día del año, momento para nosotras como equipo también de reflexión y, por qué no, de dar gracias.

Gracias a ti que nos lees.
Gracias a ti, que nos has dejado acompañarte y ser parte de tu vida este año, que nos has dejado “entrar” en tu casa a través de un ordenador, de un móvil. Gracias a ti, que has confiado en nosotras, que nos has abierto tu corazón y nos has enseñado una vez más que el dolor duele, que el dolor sana, y que cuando es compartido se lleva mejor.

Gracias a cada persona que ha ayudado a sostener esta entidad en un año tan duro. GRACIAS junta (Fernando, Eliana, José Joaquín, Amaya, Joaquín, Nati, Sara). GRACIAS voluntarios (Dani, Silbia, Leire, MariJose, Alberto, Arantza, Mari Mar y tantos otros). Y GRACIAS a cada persona que en este 2020 ha aportado su pequeño o gran granito de arena a este proyecto que cada día tiene más luz para poder acompañar en la oscuridad.

2020 se marcha, termina, se acaba, pasa.

Gracias vida por darnos el permiso de vivirlo y gracias muerte por enseñarnos tanto cada día.

Vivamos la vida despiertos. Sin despistarnos.

Sintiendo, permitiendo, recordando.

 

Equipo de Goizargi

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *